Las noticias mas interesantes ... solo en Blanco y Negro   

 

Esta es tu sección de Cocina de Blanco y Negro siempre una receta diferente practica sal de la monotonía y buen provecho

Gastronomía es el estudio de la relación entre cultura y alimento. Gastrónomo es la persona que se ocupa de esta ciencia. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía únicamente tiene relación con el arte culinario y la cubertería en torno a una mesa. Sin embargo ésta es una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. La gastronomía estudia varios componentes culturales tomando como eje central la comida.

Desde el punto de vista etimológico la palabra "gastronomía" no tiene un significado literal del todo válido pues deriva del griego "gaster" o "gastros" que quiere decir estómago y "gnomos", conocimiento o ley (Conocimiento o estudio del estómago). Más posiblemente el término provenga de "gaster" o "gastros" (estómago) y "nomos", que en griego significa "ley". Si esto es así, el estudio de la culinaria y su lugar en la cultura debería llamarse más correctamente "gastrosofía". El primer estudio de gastronomía probablemente sea Fisiología del gusto de Jean Anthelme Brillat-Savarin de finales del siglo XIX. Se diferenciaba de los tradicionales recetarios, compuestos por una sucesión de técnicas culinarias y recetas escritas desde tiempos remotos, en cuanto al estudio que presentaba acerca de los sentidos, en especial el del gusto y su estrecha relación con la comida

Alimentos para el Verano

Alimentos para el verano
Frutas y verduras de temporada. Su elevado contenido en agua, fibra, vitaminas y otros nutrientes los convierte en los alimentos más adecuados para el verano

En épocas de calor el cuerpo agradece las comidas ligeras y refrescantes. Las frutas y verduras de temporada, con un elevado contenido de agua y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, sacian nuestra hambre y sed de la forma apetitosa y contribuyen a mantener nuestra piel bien nutrida e hidratada.

Su aporte de fibra permite que saciemos el apetito sin que nos pese y potencia un óptimo funcionamiento del intestino. Además, su riqueza en antioxidantes naturales protege nuestra salud. En definitiva, no se trata de comer menos en verano, pero sí de seguir una dieta distinta, ya que el número de calorías que precisamos es menor y la hidratación mayor. Al fin y al cabo, se trata de obedecer al propio cuerpo.

Aporte fundamental de líquidos

Incluir frutas y verduras en la dieta es, sin duda, una de las mejores maneras de asegurar los niveles adecuados de líquidos que precisa nuestro organismo para evitar la deshidratación. Estos alimentos presentan, además, un bajo aporte energético y resultan muy adecuados para las épocas de calor, en las que nuestro cuerpo no necesita tantas calorías como en las estaciones más frías (para mantener la temperatura corporal). Esto significa que debemos reducir el contenido calórico de la dieta para evitar aumentar de peso. Para ello, podemos incluir variedad de platos poco grasos y elaborados principalmente con verduras y hortalizas, ensaladas variadas (con hortalizas y arroz, pasta, patata¿), cremas y sopas frías, y en los postres fruta fresca, o porqué no, una pequeña porción de helado o sorbete bien frío como capricho para el paladar y los sentidos.

Sopas y cremas frías

Además del agua -la bebida más recomendable-, los zumos, sorbetes, licuados de frutas y sopas o cremas frías elaboradas con hortalizas (de puerro y patata, de champiñón, gazpacho, de remolacha¿), proporcionan gran cantidad de agua, vitaminas, minerales, hidratos de carbono y otras sustancias no nutritivas pero de importantes beneficios para la salud, conocidas como antioxidantes naturales, que se encuentran mayoritariamente en los alimentos vegetales. En los últimos años se ha investigado el papel de estas sustancias en relación con enfermedades de máximo impacto en occidente, como enfermedades cardiovasculares, numerosos tipos de cáncer, (entre ellos el melanoma o cáncer de piel), e incluso otras directamente asociadas con el proceso de envejecimiento, como las cataratas y las alteraciones del sistema nervioso. Conclusiones de estos estudios demuestran que una dieta rica en antioxidantes constituye un factor protector frente a las citadas patologías.

Mejor alimentos crudos

Las verduras y frutas de temporada no deben de faltar en nuestra mesa. Berenjena, calabacín, cebolla, judías verdes, lechuga, tomate, pepino, pimientos, ciruelas, higos, melocotón, melón, sandía, uvas¿ son sólo alguna de ellas. Y si tomamos estos alimentos crudos, aprovecharemos mejor todos sus nutrientes, ya que la cocción en agua o en un medio graso (aceite, mantequilla¿) destruye gran parte de las vitaminas que contienen. Las verduras y frutas se convierten cada verano en los alimentos predilectos, debido a los fáciles de preparar que resultan y a su buen precio, ya que el verano es la época en que mayor cantidad y variedad se puede encontrar en nuestros supermercados. Más allá de su sabor y de su capacidad refrescante, son unos de los alimentos más sanos y recomendados por los expertos en dietética y nutrición.

Protección de la piel

A medida que se acerca el verano aumentan los cuidados que requiere la dermis, ya que los rayos solares son los mayores agresores de nuestra piel y el principal factor de su envejecimiento. Una alimentación equilibrada y una buena hidratación protegen nuestra piel. Si se sigue una dieta que asegure el aporte correcto de todos los nutrientes básicos, podremos mantenerla en perfecto estado de salud, siempre y cuando no la sometamos después a baños de sol intenso sin ningún tipo de protección.

Los ácidos grasos insaturados como el ácido oleico, presente en el aceite de oliva y el aguacate, y la grasa, que contienen los aceites de semillas, frutos secos oleaginosos y el pescado (sobre todo el azul) son imprescindibles para mantener una piel bien estructurada e hidratada.

La vitamina A ejerce un papel esencial en la renovación de la piel y de las mucosas. Se encuentra en los alimentos de origen animal: hígado, grasas lácteas, huevo, lácteos completos y en forma de beta-carotenos (el organismo los transforma en vitamina A cuando lo necesita) en las verduras de hoja verde y de coloración rojo-anaranjado-amarillento (zanahoria, tomate¿) y en ciertas frutas (albaricoques, cerezas, melón y melocotón¿).

La vitamina E actúa evitando la acumulación de radicales libres (acción antioxidante) que en verano aumentan por la acción de los rayos solares y provocan las denominadas manchas de envejecimiento. Encontramos buena cantidad de vitamina E en el aceite de germen de trigo, aceite de soja, cereales de grano entero, aceites de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos.

La vitamina C o ácido ascórbico es también un antioxidante. Además, mejora la producción de colágeno, una proteína que mantiene la piel tersa y sin arrugas. La mejor forma de incorporar esta vitamina es a través de frutas y verduras, frescas y crudas. Abunda en alimentos de temporada como kiwi, melón, fresas, moras, pimientos o tomate.

Las vitaminas del grupo B actúan sobre el estado de la piel, cabello, mucosas e intervienen en los procesos de renovación celular, entre otras funciones. Aparecen en la mayoría de alimentos de origen vegetal (verduras, fruta fresca, frutos secos, cereales, legumbres) y en los de origen animal (carne y vísceras, pescado y marisco, huevos y en los productos lácteos). Se debe prestar especial atención al ácido fólico, que encontraremos mayoritariamente en la verdura de hoja verde, legumbres verdes, frutas, cereales de desayuno enriquecidos e hígado.

El selenio es un mineral con acción antioxidante, relacionado con un menor riesgo de aparición de ciertos tumores, entre ellos el de piel. Se encuentra en carne, pescado, marisco, cereales, huevos, frutas y verduras.

El cinc favorece la formación de nuevas proteínas (renovación celular) y el buen estado de la piel y las mucosas (tonicidad y elasticidad de la piel). Abunda en carnes, vísceras, pescado, huevos, cereales completos y legumbres.

Algunos consejos prácticos

- Incluya en su dieta zumos y licuados vegetales, refrescantes, saludables y repletos de sabor:

Ejemplo de recetas de zumos y licuados:

1 remolacha, 2 zanahorias, 1 penca de apio, 1 patata pequeña cocida y 4 rabanitos.
4 tomates, 1 pepino, 1 pimiento verde, 1 diente de ajo y 2 tallos de apio.
Una vez limpios y troceados los ingredientes, lo mejor es pasarlo todo por la licuadora.

- No hay que tomar más sal: A pesar de las pérdidas que se producen por el sudor, y salvo casos excepcionales, en épocas de calor no es necesario aumentar la ingesta de sal. Hay quien piensa que es preciso ingerir mayores cantidades de sal para reemplazar la que se pierde con el sudor. Si bien es cierto que cuando sudamos nuestro organismo pierde sal y agua, normalmente no pierde tanta como para que sea necesario tomar cantidades extras. Sólo quienes realizan actividades de gran esfuerzo e intensidad a temperaturas elevadas y sudan copiosamente, y cuando el consumo de agua de una persona pasa de cuatro litros diarios, se deben tomar cantidades adicionales de sal, pero ambas condiciones son excepcionales.

- Evite el riesgo de intoxicaciones alimentarias durante las vacaciones: En vacaciones, cuando nos encontramos fuera de nuestro entorno habitual el modo más seguro de prevenir intoxicaciones alimentarias consiste en escoger preferiblemente alimentos envasados o cocinados e inclinarse por el agua embotellada en zonas de costa

 

Receta Ensalada verano

1 - Ensalada de verano

Ingredientes:

3 patatas medianas
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
2 huevos duros
2 latas de atún
6 tomates cheri
1 bote pequeño de mayonesa
1 yogurt natural sin azúcar
Ajo en polvo
Una pizca de sal
Surtido de frutos secos (piñones, nueces peladas, anacardos, avellanas tostadas, coquitos pelados y pasas)


Elaboración:


Se cuecen las patatas con la piel hasta que estén blandas. Cuando ya estén se cortan en dados así como los pimientos y los huevos y se mezcla todo en una fuente grande. Se añade el atún y se remueve todo junto. Los tomates se cortan a la mitad y se añaden.

Aparte en un mortero se machaca un poco los frutos secos. Se hace una salsa con la mayonesa a la que se le añade el yogurt ajo en polvo al gusto y la sal y se remueve hasta obtener una salsa no muy espesa a la que se le añaden los frutos secos.

Esta salsa se le añade a la ensalada anterior.



2 - Ensalada de verano

Para 4 personas
2 tomates
200 gr. de bacalao ahumado
200 gr. de salmón ahumado
1 cebolleta
12 puntas de espárragos verdes
aceite virgen extra
vinagre de módena
sal

Pela los tomates y cortalos enrodajas finas. Colocalas sobre la base de una fuente hermosa. Sazona con sal gorda.
Pica la cebolleta muy bien y colocala sobre el tomate. Encima coloca tiras finas de bacalao ahumado y por ultimo las tiras finas de salmon ahumado.
Limpia los esparragos, retira los tallos. En una sarten con aceite saltea las puntas de esparragos y colocalas adornando la ensalada.
Aliña con un buen chorro de aceite de oliva virgen y vinagre de modena

Ingredientes necesarios para hacer la ensalada Waldorf

8 tallos tiernos de apio
2 manzanas verdes
100 grs de nueces picadas
1/2 taza de mayonesa
1/2 pote de crema de leche
jugo de limon
1 cucharada de mostaza
sal y pimienta a gusto

Procedimiento

Cortar los tallos de apio en rodajitas. Luego pelar y cortar las manzanas en dados rociarlas con el jugo del limón. Mezcle las manzanas con el apio y las nueces picadas. Mezclar la mayonesa, la crema de leche, la mostaza, la sal y pimienta, vierta la preparación sobre la mezcla de manzanas, apio y nueces.

Nota: esta ensalada es ideal para acompañar pollo o carnes frias

 

Ingredientes necesarios para hacer la Ensalada Mediterránea

1 berebjena
1 cebolla
3 tomates
20 aceitunas negras
200 grs de queso feta
1 pepino
1 ají rojo
2 dientes de ajo
6 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de aceto balsámico
Sal y pimienta a gusto
 

Procedimiento

Caliente muy bien una plancha, pincélela con aceite de oliva y grille las cebollas en rodajas, las berenjenas en láminas finas y el ají en trozos irregulares.
Corte el pepino en tiras y los tomates en gajos. Filetee los ajos y dórelos en aceite de oliva. Prepare una vinagreta con el aceite, el aceto balsámico, sal, pimienta, y los ajos dorados.
Acomodar todas las verduras y el queso cortado en dados en una fuente empezando por los tomates y condimentando con la vinagreta.

Nota: si no consigue queso feta use mozarella

 

Nota aclaratoria: Este periódico no necesariamente  representa la opinión de los dueños de Active Worlds o sus Mundos o AmigosVR, o de ciudadanos particulares de estos. Si deseas enviarnos alguna información o tienes alguna duda comunícate con  info@amigosvr.com

Todos los derechos reservados 2004©
La información contenida en este sitio de Internet es propiedad
de sus autores intelectuales.
Su reproducción total o parciál, en cualquier forma, electrónica o impresa,
está totalmente prohibida sin la autorización explícita de los mismos
AmigosVR Group Inc.
Todos los derechos reservados